Blog

Blog

¿Cómo disfrutar y desconectarse en vacaciones?

Publicado el 19-07-2018

Llegaron las vacaciones y con ellas, la oportunidad de sentirse libre y de descansar. Ya sea que hayas preparado un viaje para conocer algún rincón del mundo o hayas decidido quedarte en casa, lo importante es desconectarse para poder disfrutar al máximo estos días y recargar la energía tanto física como mental, antes de regresar.

Gracias a la tecnología que tenemos a nuestro alcance, puede resultar difícil escapar de las obligaciones laborales, pues es muy probable que tu jefe no resista la tentación de llamarte para hacer alguna consulta o en el peor de los casos, que tu mente no deje de pensar en la junta de los lunes a la que no asistirás. Lo cierto es que una mente saturada, baja el rendimiento, mientras que una mente que ha descansado y liberado el estrés, es capaz de generar soluciones e ideas con mayor creatividad.  

Según los estudios de los expertos, el ochenta por ciento de los viajeros, checan en su laptop los correos y temas relacionados con el trabajo, al menos una vez mientras están de vacaciones. Sin embargo, al menos la mitad de los usuarios de celular, están al pendiente de las notificaciones que llegan en el momento con lo cual, resulta muy fácil engancharse de nuevo en la dinámica de los días laborales, aun estando de vacaciones.

Entonces, ¿cómo hacer para desconectarse y disfrutar las vacaciones? para empezar, lo recomendable es olvidarse de la laptop, dejar el celular guardado durante el día o al menos, silenciar las notificaciones del grupo de trabajo. Si tienes la oportunidad de viajar, trata de conocer algún lugar diferente y resistir la tentación de publicar todo lo que estás viviendo en el momento, si no resistes la tentación, podrías hacerte a la idea de postear todas tus fotos como una bitácora cada noche antes de dormir (consumirás menos datos y seguramente, disfrutarás más del viaje). En caso de no viajar, hay muchas opciones como convivir con la familia, convertirse en un turista local y salir a pasear por los alrededores, hacer caminatas, ir a la playa, visitar museos, aprovechar el buen clima del verano para practicar algún deporte, hacer un tour de fotografías, cocinar una carne asada, preparar una cena romántica en la terraza, una fogata entre amigos. En fin, cualquier actividad al aire libre que nos aleje de la tecnología para llevar a nuestra mente a otra sintonía. Ahora que, si tu deseo es no salir de casa, otra buena idea, es fingir un apagón, olvidarse de la televisión y los electrónicos, al menos por unas horas. Cambiarlos por actividades como juegos de mesa, rompecabezas, colorear, leer un buen libro o incluso, intentar pintar ese cuadro que alguna vez soñamos.

Puedes elegir cualquier actividad que gustes, la idea es cambiar de actividades y darle oportunidad al cerebro de descansar de la rutina mientras se disfruta de la vida.  ¡Felices vacaciones!