Blog

Blog

Revisa tu colesterol

Publicado el 19-07-2018

 

El colesterol es indispensable para el buen funcionamiento del cuerpo humano, sin embargo, las alteraciones en sus niveles normales son causa de serias enfermedades. El colesterol es un tipo de grasa que se produce se encuentra en todo el sistema nervioso, regularmente ayuda a la producción de hormonas, enzimas y vitamina D. Sin embargo, cuando se alteran los niveles, puede producir obstrucciones en las arterias, pues se pega a las membranas y forma depósitos que aumentan conforme suben los niveles de colesterol en la sangre.

Dado que las alteraciones de niveles de colesterol en la sangre, generalmente no muestran síntomas, es importante vigilarlos periódicamente, después de los 35 años para los hombres y 45 para las mujeres, sobre todo si existen antecedentes familiares con enfermedades cardiacas, diabetes o se padece de presión arterial alta.  

Las pruebas se realizan con una muestra de sangre que nos dará los resultados de:

Colesterol total:  El nivel ideal está entre 180 y 200 mg/dL o menos.

Colesterol LDL: (Lipoproteínas de baja densidad), conocido como “colesterol malo”, pues es el encargado de transportar el colesterol para ser utilizado por los tejidos, incluyendo el corazón. Generalmente es parte de la sangre, por lo que al aumentar, favorece la acumulación de grasa en las arterias, aumentando el riesgo de una enfermedad cardiovascular. Se considera muy alto si es mayor a 190 mg/dL y para personas con diabetes los niveles entre 79 y 189 mg/dL también son altos.

Colesterol HDL: (Lipoproteínas de alta densidad), conocido como “colesterol bueno”, son lipoproteínas encargadas de “barrer” el colesterol LDL y llevarlo hasta el hígado para eliminarlo. En este caso, un nivel bajo de HDL pone en riesgo de una enfermedad cardiovascular.  Los niveles deseados están entre 40 y 60 mg/dL.

Colesterol VLDL: este tipo de colesterol se considera “malo” pues es responsable de que la grasa se acumule en las paredes de las arterias. Por lo tanto, es deseable tener un nivel bajo entre 2 y 30 mg/dl.

No olvides consultar a tu médico para realizarte estas pruebas periódicamente.