Blog

¿Piedras en la Vesícula? ¡Elimínalas!

Publicado el 08-07-2019

Las piedras en la vesícula o cálculos biliares, cuyo término médico es Colelitiasis, están formadas por depósitos de colesterol. El exceso de colesterol en la bilis (que produce el hígado para apoyar la digestión de las grasas) produce cristales cuyas dimensiones van de milímetros a centímetros. La presencia de piedras nos habla de una vesícula enferma; es decir, en condiciones normales no deberían de existir.

El síntoma más característico es el dolor abdominal, localizado en la parte superior derecha, generalmente es después de una ingesta de alimentos grasos. También se presenta fiebre, náusea, vómito y, en cuadros más severos o con complicaciones, coloración amarillenta de la piel y en la conjuntiva de los ojos.

Es muy frecuente que algunos pacientes confundan los cálculos renales con otros padecimientos como gastritis y colitis. El riesgo de complicaciones es mayor cuando se consumen medicamentos de libre demanda, sin la supervisión de un médico, para un diagnóstico que no es el correcto. Por ejemplo, puede producir pancreatitis (inflamación del páncreas) o que las piedras salgan de la vesícula y se queden atoradas en los conductos, lo que requiere de mayores intervenciones ya que se pone en riesgo la vida del paciente.

Para el tratamiento de los cálculos biliares, el estándar es la laparoscopía. Una cirugía de mínima invasión con una duración promedio de 45 minutos a una hora. El paciente tiene una recuperación rápida e incluso puede egresar el mismo día de la operación. En este procedimiento se retira toda la vesícula con todas las piedras que tiene en el interior.

Las mujeres son más propensas a presentar piedras en la vesícula y su mayor incidencia es en pacientes arriba de 40 años de edad. Sus factores de riesgo son el sobrepeso, consumo excesivo de  refrescos y alimentos grasosos; altos niveles de colesterol en la sangre, antecedentes familiares con cálculos biliares, diabetes, uso de métodos anticonceptivos que contienen estrógenos y personas con inflamaciones intestinales crónicas.

La recomendación, como siempre, es acudir al médico ante el primer episodio de dolor abdominal, para un diagnóstico adecuado. Ya sean cálculos biliares, gastritis o cualquier otro padecimiento; cada uno requerirá un tratamiento específico.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Dra. Arlett Fong Hirales

Hospiten Cabo San Lucas

Hospiten San José del Cabo

 

Cirugía General y del Aparato Digestivo

El Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo de HOSPITEN se ocupa del tratamiento quirúrgico de las enfermedades tan frecuentes como las que afectan al aparato digestivo (afecciones del apéndice, vesícula, hernias de hiato, intestinales, cirugía de la obesidad...), algunos órganos glandulares (tiroides...), utilizando varias técnicas especializadas como las aplicadas en el Servicio de Cirugía Mínimamente Invasiva, Servicio de Laparoscopia, etc.