Blog

¿Qué hacemos ahora que no podemos tomar tanto el sol con la vitamina D?

Publicado el 02-04-2020

 

La vitamina D en la infancia es fundamental para el crecimiento y el desarrollo de los huesos, pero es necesaria también durante toda la vida para múltiples procesos metabólicos.

El déficit de vitamina D se ha relacionado incluso con la depresión, sobre todo el trastorno afectivo estacional que es una forma de depresión que se manifiesta preferentemente en otoño e invierno. Esta vitamina se obtiene fundamentalmente a través de la exposición a la luz solar, aunque se puede encontrar también en algunos alimentos.

Tal y como asegura nuestra jefa de Pediatría de Hospiten Estepona, la doctora Gloria Colli: “Ya sabemos que los bebés deben tomar 400 UI de vitamina D al día durante el primer año de vida si reciben lactancia materna, también si toman 1 litro de leche artificial al día, pero ¿cómo aseguramos un aporte adecuado de vitamina D después del primer año de vida?”

La exposición solar puede ser suficiente si se exponen al sol los antebrazos y manos y la parte inferior de las piernas sin protección solar, pero el tiempo de exposición mínimo no se conoce bien. Podrían ser suficientes 15 minutos 3 veces a la semana, pero esto va a depender de la radiación solar que nos llega y del tipo y características de la piel.

La radiación solar depende sobre todo de la latitud, de la estación del año y de la hora del día y la absorción también será diferente dependiendo del color de la piel y del riesgo específico de quemadura que tenga cada persona.

  • Los menores de 6 meses no deberían exponerse directamente al sol.
  • Los menores de 3 años deberían exponerse lo menos posible, no solo para evitar quemaduras sino por el riesgo de desarrollar cáncer de piel en el futuro.

Los protectores solares bloquean fácilmente la radiación solar y la exposición al sol a través de un cristal no es útil porque el cristal no deja pasar los rayos UVB, necesarios para la absorción de la vitamina D.

Si la exposición solar no es posible o no es recomendable, se puede obtener vitamina D de algunos alimentos:

  • Pescados grasos como salmón, sardinas o atún
  • Hígado
  • Yema de huevo
  • Alimentos con vitamina D añadida, como los cereales para el desayuno

Pero muchos de estos alimentos no son recomendables en niños.

  • El atún rojo, por su contenido en mercurio, debe evitarse en menores de 10 años y embarazadas y limitarse en menores de 14 años.
  • Los cereales de desayuno, por su alto contenido en azúcar, no son un alimento saludable.

Por eso, durante el tiempo que dure el confinamiento debido a la pandemia por coronavirus, sería recomendable que, al menos los niños, tomen un suplemento de 400 UI al día de vitamina D.

Esto también va en línea con las recomendaciones que se hacen en otros países con menos exposición solar. Las autoridades sanitarias británicas, por ejemplo, recomiendan habitualmente el suplemento a los niños menores de 4 años y a los mayores de esta edad durante los meses de otoño e invierno. Pero si no se exponen habitualmente al sol porque no salen mucho a la calle o siempre salen completamente vestidos, recomiendan suplementar durante todo el año.

La Academia Americana de Pediatría lleva años recomendando administrar 400 UI de vitamina D a todos los niños y adolescentes durante todo el año.

En España no es necesario suplementar a toda la población infantil en condiciones normales, pero bajo las actuales circunstancias se debería administrar una dosis de 400 UI de vitamina D al día a todos los niños y adolescentes durante el tiempo que dure el confinamiento para evitar un déficit de esta vitamina.