Blog

Sol y tabaco dos de los enemigos naturales de la piel

Publicado el 03-11-2020

Mantener un cuidado riguroso de nuestra piel es importante para estar sanos y jóvenes. Combatir el envejecimiento es la finalidad principal de la Medicina Estética. A los factores endógenos que lo determinan hay que añadir otros de tipo externo que lo aceleran como es nuestra alimentación, estrés, hábitos de vida saludable, y entre estos hay dos que contribuyen de manera especial al envejecimiento de nuestra piel: el sol y el tabaco.

 Varios factores inciden en este punto y tal y como asegura la especialista en Medicina Estética de Hospiten Estepona, la doctora Sara Cuadra: “El sol es un magnífico antidepresivo, y fundamental para mantener los niveles de vitamina D, no debemos de hacer  del sol nuestro gran enemigo, al contrario lo necesitamos en nuestra vida, tomándolo de una manera controlada, porque es indispensable para nuestros huesos. Pero todos tenemos claro la incidencia negativa que tiene en nuestra piel, no solo como causante de lesiones malignas, sino también como responsable del fotoenvejecimiento: manchas, sequedad y arrugas”

Además, para la doctora Cuadra otros de los factores que empeoran la piel de nuestro rostro es el tabaco: “El tabaco es el gran enemigo de la piel, disminuye el aporte de oxígeno a la misma alterando la formación de sustancias como colágeno contribuyendo a la aparición de arrugas, profundidad de las mismas y alterando el color de la piel”.