Blog

Citología o test de VPH ¿es lo mismo?

Publicado el 27-01-2021

La ginecóloga de Hospiten Estepona, la Dra. Alejandra Herrera nos da las pautas para saber diferenciar.

Por un lado, la citología de cuello uterino es la primera prueba o test que debemos realizarnos para conocer si existe alguna alteración celular producida por el virus del Papiloma Humano (VPH). Es el test principal de cribado o screening, lo cual no es otra cosa que una estrategia usada en Medicina para detectar de forma temprana una enfermedad que afecta de forma importante a la comunidad y cuya detección a tiempo nos permite llevar a cabo una estrategia o tratamiento que impide que la enfermedad evolucione (en nuestro caso, se pretende reducir la incidencia y mortalidad por cáncer de cérvix).

Si la citología nos sale bien y no detecta ninguna lesión significa que no tengo el VPH

Desgraciadamente no. Son pruebas distintas aunque con el mismo objetivo, detectar lesiones cervicales de alto grado (las que con mayor probabilidad pueden progresar a cáncer).

La citología nos informa de si existe algún daño a nivel celular producido por el VPH, nos dice si el cuello del útero está sano o dañado.

El test de VPH nos informa de si el virus se encuentra en ese momento en el cérvix uterino, y por tanto, conociendo su existencia sabemos que existe un factor de riesgo para desarrollar una lesión (aunque quizás en ese momento no exista).

Por su parte, la Dra. herrera resalta que “Tener VPH no significa tener lesión en el cuello del útero, significa tener riesgo para desarrollarla”

Por tanto, nuestra preocupación como pacientes no debe ser “tener el VPH” sino “tener una lesión provocada por el VPH”. Es indudable que tener el factor de riesgo “inquieta” y nos debe hacer responsables de nuestra propia salud e impulsarnos a acudir a los controles establecidos, para poder detectar lesiones que puedan ser tratadas satisfactoriamente a tiempo.

Como ya sabemos la citología no es una prueba infalible y tiene su porcentaje de falsos negativos. Esto significa que tras una ronda de cribado siempre existe un riesgo residual de cáncer no detectado o de rápida progresión.. Es por ello que se comenzó a estudiar la prueba de VPH como test más eficiente para la detección de lesiones de alto grado a nivel del cuello del útero. Se ha comprobado que la sensibilidad de esta prueba (VPH) es superior a la de la citología (alrededor de un 90%) y no se modifica con la edad de la mujer, por tanto, es considerada como un mejor método de screening que la citología.

¿Por qué entonces no hacemos sólo la prueba del VPH en lugar de la citología?

Pues bien, aunque la prueba de VPH ha demostrado ser más eficaz que la citología a la hora de detectar lesiones cervicales de alto grado (disminuye los falsos negativos), lo hace a costa de incrementar la realización de otras pruebas diagnósticas. Y es que la prueba de VPH presenta una menor especificidad que la citología, esto quiere decir, que a costa de reducir los falsos negativos incrementa ligeramente los falsos positivos, pues como hemos explicado tener el virus no indica que tengas enfermedad (el cuello puede no tener lesión y estar completamente sano). Por tanto, el auténtico poder de la prueba de VPH radica en su elevado valor predictivo negativo, es decir, en caso de una prueba de VPH negativa la probabilidad de tener una lesión de alto grado es realmente baja.