News

Check the latest news

Recomendaciones para evitar problemas asociados al uso de móvil y tabletas en los más pequeños

Posted on 24-01-2020

En niños, el uso de pantallas una hora antes de dormir interfiere con la secreción de melatonina, necesaria para la inducción del sueño.

También hay relación demostrada entre el uso de dispositivos electrónicos y obesidad.

 

Los dispositivos móviles son una realidad en nuestras vidas y es un hecho que los más pequeños conviven con las nuevas tecnologías. Para la jefa de Pediatría de Hospiten Estepona, la Dra. Gloria Colli: “Los niños están rodeados de pantallas y el acceso a las nuevas tecnologías es más fácil que nunca. Los padres tenemos la obligación de acompañarlos para que supongan una oportunidad de aprender o divertirse y no un riesgo para su salud o su seguridad”.

 

Desde la Organización Mundial de la Salud se especifica que el exceso de tiempo dedicado a los dispositivos electrónicos se asocia a una disminución de la actividad física y hay un riesgo real de adicción a las nuevas tecnologías, que es cada vez más frecuente en niños mayores y adolescentes.

Por su parte, la pediatra Colli recuerda unas pautas que recoge la Asociación Americana de Pediatría donde se desglosan unas recomendaciones para que los padres tengan en cuenta:

Los niños menores de un año no necesitan pasar ningún tiempo ante una pantalla. A esta edad los niños necesitan interactuar con gente que los mire a la cara, les hable, les haga monerías. Son estímulos imprescindibles para el desarrollo cerebral y no se puede sustituir por una imagen en la pantalla, por muy interesante, colorida y divertida que sea.

En menores de 18 meses se debería evitar el uso de estos dispositivos, excepto quizás para las videoconferencias, dadas las circunstancias de la vida actual y las dificultades de conciliación con las que nos encontramos frecuentemente.

Entre los 18 y los 24 meses se podría introducir algún medio digital de alta calidad, pero siempre en compañía de alguno de los padres. A esta edad en realidad no necesitan pasar ningún tiempo con pantallas, se trata de una opción de juego e interacción como otra.

Entre los 2 y los 5 años el uso de dispositivos con pantalla se debería limitar a un máximo de una hora al día y siempre con la participación de los padres.

En niños mayores de 5 años se recomienda continuar con un tiempo limitado de uso para que se pueda asegurar un tiempo suficiente de sueño, actividad física y relaciones sociales.