Accidente isquémico transitorio (AIT).Cómo reconocerlo e interpretarlo para tomar medidas adecuadas.

Noticias

Consulta las últimas novedades

Accidente isquémico transitorio (AIT).Cómo reconocerlo e interpretarlo para tomar medidas adecuadas.

Publicado el 28-10-2016

-          Qué es un AIT?

AIT, o ataque isquémico transitorio, es un ataque cerebral ‘menor’ que ocurre cuando un coágulo de sangre bloquea una arteria por un corto tiempo. Los síntomas de un AIT son los mismos que los de un ataque cerebral, pero por lo general dura sólo unos minutos. Alrededor del 15 por ciento de los ataques cerebrales serios son precedidos por ataques isquémicos transitorios, así que nunca ignore un AIT.

 

-          El primer aviso de la AIT

Se producen síntomas parecidos a los de un derrame pero sin efectos duraderos. Al reconocer y recibir tratamiento para AIT puede reducir el riesgo a un derrame cerebral mayor. Conozca las señales de aviso de un AIT y busque tratamiento de emergencia médica inmediatamente.

En los accidentes isquémicos transitorios (AIT), conocidos popularmente como aviso de trombosis, el paciente experimenta en mayor o menor grado parálisis o debilidad de alguna parte del cuerpo, dificultad para el habla u otros síntomas como torpeza al andar o defectos en la visión que ceden espontáneamente en menos de 24 horas.

Es posible que un AIT sea muy leve y dure unos pocos minutos. A veces ni se consulta al médico o éste no le da importancia y envía al paciente al neurólogo que, en el mejor de los casos, iniciará un estudio pasadas unas dos semanas. El AIT ha sido considerado hasta ahora como algo 'benigno'.

A la vista de dos nuevas investigaciones publicadas en 'The Lancet', las cosas cambian: el AIT es el 'pregonero' que anuncia que, en los siete días siguientes, se producirá un ictus en más del 30% de estos sujetos.

 

-          ¿Cuáles son las señales de aviso de un ataque cerebral?

Usted y su familia deben poder reconocer las señales de aviso de un ataque cerebral. Puede tener algunos de estos síntomas o todos. Intente anotar la hora a la que empezaron los síntomas y avise a la urgencia médica de su zona. Debe tener en cuenta que el ataque cerebral es una emergencia médica. Las señales de aviso son:

•    Adormecimiento o debilidad repentina en la cara, en el brazo o en la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.

•   Confusión repentina, problemas para hablar o para entender.

•   Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos.

•   Dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación.

•   Fuerte y repentino dolor de cabeza sin causa conocida.

 

-          ¿Cuáles son los factores de riesgo para un AIT?

Existen algunos factores de riesgo que se pueden cambiar, tratar o controlar, entre los cuales se incluyen:

•  Alta presión arterial – este es el factor de riesgo más importante de la apoplejía.

•  Afecciones cardíacas crónicas como enfermedad de la arteria carótida y fibrilación auricular.

•  Diabetes.

•  Alto colesterol en la sangre.

•  Obesidad.

•  Estilo de vida sedentario.

•  Tabaquismo.

•  Consumo excesivo de alcohol.

•  Uso de anticonceptivos orales.

Otros factores de riesgo, intrínsecos a la persona y que ,por tanto, no se puede cambiar:

•  La raza.

•  El sexo.

•  Antecedentes de AIT o apoplejía.

 

-     ¿Se precisa ingreso hospitalario?

En general, los objetivos de la atención médica urgente a un paciente que sufre un AIT incluye su identificación clínica, su observación médica con la monitorización continua de sus constantes vitales, y su evaluación diagnóstica rápida en las primeras horas; es por ello, que estos pacientes suelen requerir un ingreso hospitalario para su estudio con pruebas de imagen como la resonancia magnética y el doppler. A nivel terapéutico, la vigilancia estrecha que se consigue con la hospitalización de un paciente que sufre un AIT y con alto riesgo de sufrir un ictus a corto plazo, facilita la aplicación de los tratamientos específicos (como la trombolisis farmacológica) en caso de presentar un ictus agudo; además, a largo plazo, las medidas terapéuticas indicadas para la prevención secundaria (de los factores de riesgo) se cumplen mejor por parte de los pacientes hospitalizados.

 

-          ¿Es un ataque cerebral inevitable?

No. El ataque cerebral es en gran medida prevenible. Puede reducir su riesgo con un estilo de vida saludable — controlando su presión arterial (valores entre 120-130 sistolico y 70-80 diastolico), dejando de fumar, comiendo una dieta baja en grasa y baja en colesterol, con actividad física, manteniendo un peso saludable, controlando su diabetes, y moderando el consumo de alcohol.

Son muchas las acciones que se están llevando a cabo para combatir los efectos de un ataque cerebral. Por ejemplo, el FDA (Food and Drug Administration) aprobó el uso del activador tisular del plasminógeno (tPA) para tratar ataques cerebrales. Esta decisión supone un gran adelanto porque el  uso del tPA puede detener un derrame cerebral mientras está sucediendo y reducir eventuales incapacidades.

Ante un Accidente isquémico transitorio (AIT) es importante saber reconocer los síntomas y acudir sin demora a urgencias, ya que, un tratamiento a tiempo puede evitarle posibles secuelas e incluso salvarle la vida.

Etiquetas