Cerca del 60% de las mujeres de mediana edad padecen incontinencia urinaria

Noticias

Consulta las últimas novedades

Cerca del 60% de las mujeres de mediana edad padecen incontinencia urinaria

Publicado el 07-12-2018

El especialista de Hospiten, Dr. Guillermo Conde, explica que esta patología es la más frecuente cuando el suelo pélvico se deteriora, principalmente, por los embarazos y los partos.

Santa Cruz de Tenerife, diciembre de 2018. Cuando el suelo pélvico se deteriora, especialmente tras los embarazos y los partos en la mujer o por cirugía oncológica en el varón, pueden aparecer diversos problemas como la incontinencia urinaria, el prolapso de órganos pélvicos, la incontinencia fecal o una disfunción sexual. La patología más frecuente en este sentido es la incontinencia urinaria femenina que afecta entre el 30 y el 60% de las mujeres a partir de la mediana edad.

Según el especialista en suelo pélvico de Hospiten, Dr. Guillermo Conde, “muchas mujeres no acuden al médico a pedir ayuda por vergüenza o porque creen que es un problema normal tras un embarazo o por la edad. La incontinencia urinaria deteriora de forma importante la calidad de vida de las personas que la presentan. Ya que 6 de cada 10 mujeres afectadas de incontinencia sienten vergüenza en las relaciones sociales o tienen comportamientos de evitación y limitación, lo que les obliga a cambiar sus actividades sociales o de relación de pareja.

En la Unidad de Suelo Pélvico de Hospiten, que inició su puesta en marcha en 2013 con la premisa de ofrecer a los pacientes un tratamiento altamente especializado y con los mejores estándares de calidad, se trata a mujeres y varones con enfermedades que afectan al suelo pélvico y que proceden de diferentes especialidades médicas como la Ginecología, Urología o la Cirugía Digestiva.

Su director, Dr. Guillermo Conde, explica que están especializados en diagnosticar y resolver los casos más complejos, “aquellos que han sido tratados sin éxito por otras especialidades o con una alta complejidad”. Dentro de los tratamientos disponibles se incluye desde la cirugía más compleja hasta tratamientos a través de la aplicación de Botox intravesical, la instilación de ácido hialurónico para la vejiga, o el tratamiento del prolapso por laparoscopia y la reparación del suelo pélvico sin mallas.

“Uno de los principios con los que trabajamos es la valoración del paciente de forma global realizando un diagnóstico preciso y realizando el tratamiento que mejor se adapte de forma personalizada. Intentamos preservar y devolver a la normalidad aspectos como recuperar la actividad física o la sexualidad del paciente”, añade el doctor Conde.