Noticias

Consulta las últimas novedades

La calvicie, un factor de riesgo del cáncer de piel

Publicado el 15-07-2019

Las personas que padecen calvicie son las más afectadas por la queratosis actínica: lesiones premalignas con forma de costra gruesa que aparecen en la cabeza.

Pueden evolucionar a carcinoma espinocelular, el segundo tumor cutáneo más frecuente.

Más de  17.000 casos se diagnostican cada año, una cifra muy superior a los 4.000 casos de melanoma.

Llega el buen tiempo y estamos pendientes de que niños y mayores se protejan con el factor de protección adecuado, pero ¿qué pasa con las personas que padecen calvicie? ¿Saben proteger adecuadamente su cabeza?

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) todos los años se diagnostican 150.000 casos de cáncer de piel, por lo que si protegemos nuestra cara y cuerpo, por qué no nuestra cabeza. La queratosis suele ser el resultado de años de exposición solar sin protección en esta zona.

Para la doctora Ana Márquez, Dermatóloga en Hospiten Estepona “es importante que las personas calvas se protejan con cremas y sombreros y que no olviden que las orejas también son una parte fundamental que normalmente se olvida y se suelen quemar con mucha frecuencia”.  Así que es recomendable protegerse del sol con cremas y espráis que no son grasos para el pelo y que evitarán quemaduras y posibles lesiones más graves.

La queratosis actínica se presenta como una mancha rosa, rasposa y suele aparecer entre los 50 y 60 años. “Nosotros desde el hospital las tratamos a través de la crioablación (congelación con nitrógeno líquido) y con tratamientos de cremas”, asegura Márquez, quien confirma que solo de un 6 al 10 % de estos casos de queratosis migrarán a carcinomas.El carcinoma espinocelular es la segunda neoplasia (formación anormal de carácter tumoral) de piel más frecuente y suele aparecer en personas con piel clara.

A su vez, la doctora aconseja a los más jóvenes que suelen llevar el pelo rapado o muy corto que se resguarden del sol en la cabeza con gorras y protección, ya que “hace años no teníamos constancia de la gravedad de los efectos del sol que impacta de forma perpendicular sobre la cabeza”.

Además, todos los que trabajan al aire libre o practican algún deporte durante esta época deben tener las mismas precauciones.