Noticias

Consulta las últimas novedades

El uso del láser favorece la recuperación de la salud vaginal en pacientes oncológicas

Publicado el 18-10-2019

La ginecóloga responsable de la Unidad de Ginecoestética y Cirugía Íntima de Hospiten Bellevue, Ioana Bodea, afirma que el tratamiento con láser es seguro, no presenta efectos secundarios y no tiene contraindicaciones

 

Santa Cruz de Tenerife, 18 de octubre de 2019. Los efectos de la radioterapia, quimioterapia u hormonoterapia sobre él área genital pueden ser muy severos y casi siempre afectan de manera negativa en la salud sexual y la calidad de vida de la mujer. Según la ginecóloga responsable de la Unidad de Ginecoestética y Cirugía Íntima de Hospiten Bellevue, Ioana Bodea, con el uso del láser vaginal se pueden combatir o prevenir casi todos los síntomas de menopausia precoz inducidos por los tratamientos oncológicos.

Con el aumento de la supervivencia en cáncer, también se han incrementado las consultas por los efectos secundarios que pueden provocar los tratamientos oncológicos, muchos de los cuales tienen un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes. En concreto, los efectos secundarios ginecológicos se encuentran entre los más comunes en mujeres que han sufrido un cáncer de mama, ovario, útero, endometrio o cualquier otro tipo de cáncer, debido sobre todo a las terapias hormonales utilizadas la mayoría de las veces para el tratamiento de estas patologías.

Los efectos de un tratamiento oncológico que son más comunes y que se pueden curar con el uso del láser vaginal son la sequedad permanente, la atrofia, el dolor crónico en las relaciones, estrechez y rigidez vaginal, o el adelgazamiento de las paredes vaginales y de la vulva, entre otros. “Es fundamental que las pacientes con cáncer sepan que hay alternativas para recuperar la salud genital y sexual. Actualmente los resultados se sitúan entre un 85% hasta 100% de efectividad y está comprobado que ayudan a mejorar su calidad de vida y a recuperar su sexualidad normal”, explica la doctora Bodea. 

Los síntomas y trastornos más comunes  derivados de los tratamientos oncológicos que afectan él área genital son: atrofia vaginal, sequedad vaginal permanente, dolor y/o sangrado coital, inflamación crónica, sangrado irregular, infecciones vaginales de repetición debidas a las bajas defensas, adelgazamiento de la mucosa vaginal y los labios, estrechez y rigidez vaginal, cambios de sensibilidad de la vagina con dificultades en la percepción del acto sexual y en alcanzar el orgasmo, cambios de deseo sexual por fatiga, cansancio crónico, baja autoestima por la pérdida del cabello o por cambios bruscos de peso corporal, además del envejecimiento precoz de los genitales, entre otros.

Una técnica segura, sencilla e indolora

“La seguridad del tratamiento con láser en mujeres que han sufrido un cáncer ha sido ya demostrada con estudios clínicos, así mismo, se puede garantizar que no presenta efectos secundarios, no tiene contraindicaciones y sustituye el uso de estrógenos en pacientes que tienen contraindicado su uso. Además, son tratamientos ambulatorios, simples, rápidos y muy efectivos. De hecho, actualmente los fabricantes del láser han avanzado en adaptar el tratamiento de forma específica para pacientes oncológicas, teniendo en cuenta tanto un replanteamiento en la reducción de la intensidad y en el pulso de la luz para adaptarse a sus necesidades especiales como un nuevo diseño para las piezas de mano del láser que se puedan manipular fácilmente y sin dolor”, añade la especialista de Hospiten.