Noticias

Consulta las últimas novedades

Hospiten se coloca a la vanguardia de la cardiología con la aplicación de la técnica TAVI para el tratamiento de la estenosis aórtica severa

Publicado el 15-09-2021

  • Esta técnica minimalista inserta una nueva válvula cardíaca con un proceso poco invasivo y sin necesidad de parar el corazón

 

Introducir una nueva válvula cardíaca en el interior de otra afectada, a través de una arteria periférica, ya es posible gracias a la técnica minimalista TAVI, cuya aplicación ha colocado al Hospital Universitario Hospiten Rambla como el centro de referencia en esta materia dentro del ámbito de la sanidad privada y concertada. 


El doctor Manuel Vargas Torres, especialista en Cardiología Intervencionista, explica que este método se desarrolla “mediante un proceso mínimamente invasivo, que evita la apertura del esternón y también la realización de cirugías mayores”.  
 

Ventajas del método TAVI
“Su principal ventaja es que se evitan los riesgos inherentes a un quirófano”, asegura el doctor Vargas, ya que se pasa “de parar el corazón y abrir el pecho del paciente a introducir una válvula, con el corazón latiendo, a través de una vía periférica como la arteria femoral y a los dos o tres días el paciente está otra vez en su casa”. 


“Sabemos la medida de la válvula y las dimensiones de la femoral por la que va a pasar hasta alcanzar su objetivo. Las posibles complicaciones que puedan surgir, por tanto, son mínimas y estamos preparados para contenerlas en caso de que aparezcan porque todo está muy medido y planificado”, explica el especialista.


El Hospital Universitario Hospiten Rambla es el emplazamiento ideal para el desarrollo de este proceso “porque es un centro donde tenemos la posibilidad de tener cirugía cardíaca en el momento de una posible complicación”.


La implantación de válvulas cardíacas a través del método TAVI se realiza prácticamente de manera mensual, la demanda de este tipo de intervenciones aumenta cada año “entre un 10 y un 15 por ciento”.  


Pacientes indicados
El doctor Manuel Vargas indica que este tipo de técnica está especialmente indicada “para los pacientes que están por encima del umbral de los 80 años, pero también podrían beneficiarse ya los que tengan más de 70 años. Esto hará que, dentro de poco, apenas haya intervenciones quirúrgicas de este tipo en los octogenarios”. 


El proceso es tan poco invasivo y minimalista que el tiempo que transcurre en completarlo es realmente corto. “Lo mejor es que, solo en una hora, se instala la nueva válvula al paciente. En total, desde que sale de su habitación hasta que regresa a la misma, no pasan más de dos horas”, asegura el cardiólogo.