Blog

Dejar de fumar es la principal medida para prevenir la EPOC

Publicado el 24-01-2020

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, es una enfermedad producida por el tabaco. Es de las enfermedades crónicas respiratorias la más común e invalidante.

Con el paso de los años, la función pulmonar se pierde más rápidamente entre los fumadores. Un dato relevante es que entre el 10 y el 15 por ciento de las personas que fuman desarrollan la enfermedad. Y es que el tabaquismo crónico hace que el proceso inflamatorio se desarrolle y se produzca la enfermedad.

Síntomas

Lo síntomas que provoca inicialmente son leves, y aparecen al realizar esfuerzos físicos. Estos síntomas son tos, expectoración (aumento de mucosidad) y sensación de falta de aire. Si no se diagnostica no se comienza el tratamiento, los síntomas irán progresivamente en aumento por lo que pueden aparecer con la actividad diaria como lavarse, vestirse y preparar la comida, o al caminar, e incluso en reposo.

¿Cómo se diagnostica?

A través de una espirometría forzada. Se trata de una prueba indolora y sencilla que se lleva a cabo en la consulta del Neumólogo. Permite no sólo diagnosticar de forma precoz la EPOC, sino establecer la gravedad de la misma.

La espirometría se debería realizar a todos los fumadores mayores de 35 años y con síntomas de tener la enfermedad.

¿Cuál es tratamiento?

El primer pilar en el tratamiento de la EPOC es el abandono del tabaco, y a través de medicamentos inhalados (broncodilatadores y antiinflamatorios) que actúan directamente sobre el bronquio y permiten que este se dilate con la consiguiente mejora en la respiración del paciente.

Así, dejar de fumar y un diagnóstico precoz es la principal medida para prevenir la enfermedad o evitar su progresión. Además, hacer ejercicio físico regularmente y llevar una alimentación saludable, mejoran también la función respiratoria, la tolerancia al esfuerzo y la calidad de vida del paciente con EPOC.     

Dr. Carlos Hinojosa - Especialista en Neumología

Hospiten Bellevue