Blog

La enfermedad diverticular del colon o diverticulitis del colon

Publicado el 02-03-2020
Unpublished

¿Qué es la enfermedad diverticular del colon o diverticulitis del colon?

La enfermedad diverticular del colon, también denominada diverticulitis del colon, es la inflamación de los divertículos del colon .Esta situación puede producirse por un aumento de la presión en el colon por heces, gas, o por pequeños restos de heces duras que se quedan atascados dentro del divertículo.

Teniendo en cuenta la gravedad de la diverticulitis, podemos diferenciar dos tipologías:

  • Diverticulitis simple: representa el 75% de los casos, no presenta complicaciones y se puede controlar con un tratamiento médico, sin necesidad de realizar una cirugía.

  • Diverticulitis complicada: representa al 25% restante de los casos y, en ocasiones, se necesita una intervención quirúrgica. Esto se debe a que pueden aparecer complicaciones como abscesos o colecciones de pus, fístulas, obstrucción, peritonitis o serpis, entre otras.

¿Es lo mismo la diveritulosis que la enfermedad diverticular o diverticulitis?

Como se comentó previamente, no debemos confundir la diverticulosis con la enfermedad diverticular o diverticulitis, siendo la primera más común que la segunda.

Ambas enfermedades son trastornos digestivos y están ocasionadas por los divertículos. No obstante, mientras que la diverticulosis indica la mera presencia de divertículos, la inflamación de estos divertículos (o algunos de ellos) en lo que se denominaría diverticulitis.

La diverticulosis del colon no acostumbra a presentar síntomas en el paciente, sino que este trastorno suele ser detectado de manera incidental al realizar algún tipo de test diagnóstico ocasionado por otro motivo. En algunas ocasiones, el paciente puede notar algunas molestias o dolor en la zona abdominal que pueden mejorar con la evacuación y/o expulsión de gases.

La ausencia de síntomas específicos asociados a la diverticulosis hace que su diagnóstico pueda producirse de forma casual al realizar estudios por otro motivo. La manera de diagnosticar esta enfermedad puede ser a través de distintas vías tales como:

  • Enema de bario o enema opaco: estudio radiológico en el cual se utiliza el bario en un enema dibujando en las radiografías silueta externa del colon. 

  • Colonoscopia: exploración del intestino grueso mediante un tubo flexible que posee una cámara en el extremo.

  • TAC: prueba que se utiliza de manera frecuente para el diagnóstico de la diverticulitis y sus complicaciones. Si el paciente sospecha una diverticulitis, esta prueba es la única recomendada.

Una vez el paciente haya sido diagnosticado, deberá empezar un tratamiento que dependerá de la presentación clínica de la misma.

En los casos de diverticulosis (divertículos sin inflamación) el tratamiento es realizar cambios en la alimentación y llevar un estilo de vida saludable. Los médicos especialistas recomiendan realizar una dieta rica en fibra. Preferiblemente, esta fibra ha de provenir de las frutas y las verduras, más que de los cereales. Otras recomendaciones son la reducción de la ingesta de carne roja, evitar las bebidas gaseosas y zumos con una gran cantidad de azúcar y aumentar la actividad física.

En el caso de que estas pautas en la dieta resulten insuficientes, se puede consultar con el médico para acompañar el tratamiento con medicamentos. Los expertos recomiendan los analgésicos y espasmolíticos para aliviar los síntomas que presente el paciente. Otra opción terapéutica es el uso de probióticos, unos microorganismos vivos que pueden ejercer beneficios para la salud.

En los casos de diverticulitis (cuando los divertículos se inflaman), los pacientes necesitan tratamiento antibiótico, y según la severidad de la misma, deberán ingresar en un hospital, realizar una dieta absoluta con sueroterapia y antibióticos intravenosos.

En las situaciones de mayor gravedad también se puede plantear la posibilidad de someterse a una cirugía electiva, teniendo en cuenta el riesgo y los beneficios en función de la edad, del número de episodios de diverticulitis y su gravedad.

En definitiva, estar al día con las revisiones médicas es realmente importante para la salud digestiva de los pacientes ya que, en muchos casos, estos trastornos no presentan síntomas concretos. En el caso de que presente síntomas, no dude en acudir a su médico de inmediato. Tomar medidas de prevención es realmente importante.

En Hospiten, contamos con una amplia plantilla de especialistas en trastornos digestivos para cuidar de ti. Nos preocupamos de tu salud digestiva.