Blog

Somos lo que comemos

Publicado el 14-09-2021

Está demostrado que cuidar nuestra alimentación repercute directamente en nuestra calidad de vida, y si somos capaces de lograr un equilibrio entre la cantidad y la calidad de lo que comemos, reduciremos en gran medida las posibilidades de padecer diversas enfermedades.

Así lo contrasta la doctora Estefanía González Melo, del Departamento de Endocrinología y Nutrición de Hospiten, quien está convencida de que la nutrición es esencial para la vida porque “somos lo que comemos”.

Cuando llevamos a cabo unos buenos hábitos alimenticios, estamos previniendo trastornos tan conocidos como la diabetes de tipo II, la que está relacionada con el sobrepeso al ingerir más cantidad de comida de la que debemos y problemas respiratorios, cardiovasculares, o tan graves como el cáncer. 

 

¿Cuáles son los mejores alimentos?

Para ello, la doctora recomienda ingerir productos naturales como frutas y verduras y alimentos tan saludables y ricos en proteínas como las legumbres, que apunta pueden ser consumidas hasta tres veces por semana. En cuanto a los hidratos de carbono, “siempre integrales”, explica, por su riqueza nutricional y alto nivel de fibra.

Es fundamental además evitar productos ultraprocesados y aceites refinados, que por su palatabilidad y alto nivel calórico acarrean grandes problemas a nivel cardiovascular.  La doctora pone como ejemplo de este tipo de productos las bebidas energéticas, cuyo contenido en azúcar es más del doble de la cantidad que una persona necesita durante el día.

 

Además de comer, moverse

Todas estas recomendaciones no estarían completas sin el acompañamiento de ejercicio físico regular, ya que si no lo hacemos “nos encontraremos menos ágiles y a largo plazo esto conlleva que disminuya tanto nuestra masa muscular como la calidad de nuestros huesos y que el corazón bombee menos sangre”, advierte. Esto se traduce en una bajada del rendimiento no solo a nivel físico, sino a nivel cerebral.

Así que si te estabas preguntando si una buena alimentación puede sustituir a la falta de ejercicio físico la respuesta es no. “Aunque disminuyamos la cantidad de comida, la actividad física nunca se podrá llegar a ver compensada solo con la alimentación”, afirma tajante la doctora.

Y es que cuidar la alimentación es más importante aún si cabe en la vida de una persona sedentaria, ya que “si tenemos en cuenta que el gasto energético se basa en las calorías que consumimos menos la actividad física que realicemos, si no hacemos ejercicio las calorías ingeridas tendrán que ser menores a las que necesitamos cuando sí lo practicamos”, explica.

Si crees que tus hábitos alimenticios deberían cambiar, lo mejor es ponerse en manos de un especialista en endocrinología y nutrición, ya que no solo te dará pautas nutricionales, sino que en caso de que padezcas alguna enfermedad, podrá orientarlas en base a ellas. “Intentamos informar al paciente de lo que debe comer y en caso de que sea necesario, abordar algún tratamiento farmacológico e incluso quirúrgico” añade la especialista. 

Dra. Estefanía González Melo, Endocrinología y Nutrición de Hospiten