Otitis, cómo podemos prevenirla?

Especialidades y Servicios Médicos

Ponemos a tu disposición nuestra cartera de especialidades y servicios

Otitis, cómo podemos prevenirla?

 

Llegó el verano y con él las otitis externas. 


¿Qué es la otitis externa? 


Se trata de una inflamación de la piel que recubre el conducto auditivo externo y, según la zona donde se

Localice, la infección puede ser de uno u otro tipo de otitis siempre que el tímpano no se vea afectado.

 

¿Cuántos tipos de otitis externa hay?

 

Hay tres principales: 


 1. Otitis externa difusa. Se produce cuando la inflación está localizada en la piel del conducto auditivo externo, localizada solo ahí. Pueden ser ocasionadas por bacterias, pero también por virus u hongos en los oídos.


 2. Otitis eccematosa. Es un tipo de otitis donde se puede apreciar también lesiones eccemáticas en la piel del conducto auditivo. No está asociada a los baños ni a las piscinas y se recomienda que, cuando se tiene este tipo de afección se evite el baño para que no empeore.


 3. Otitis externa focal. La infección se localiza en los folículos pilosos del conducto auditivo externo, mucho más externalizada que las anteriores. Se pueden apreciar pequeño forúnculos infectados alrededor de la entrada del oído. Es muy dolorosa y molesta hasta su curación total.

 

Para la determinación del tipo de infección que tenga el niño, es necesario acudir a su médico y hacer un correcto diagnóstico para determinar el tratamiento más adecuado y combatir las causas del dolor del oído.

En el verano, las más frecuentes son las otitis externas secundarias a gérmenes que vienen del exterior y que se encuentran en piscinas, como es la Pseudomona, de ahí que también se les denomine otitis del nadador.

El agua se queda acumulada en el conducto auditivo externo del niño y erosiona la piel cambiando su pH y favoreciendo el crecimiento bacteriano.

El agua de las piscinas y lagos es la que más suele afectar, ya que se acumula gran cantidad de bacterias al estar estancada. El cloro de las piscinas también favorece el cambio del pH. 


¿Qué síntomas acompañan a la Otitis externa?

Inicialmente, causan picor pasando a un dolor de leve a intenso, que aumenta al tocar el pabellón auricular (por ejemplo: cuando nos ponemos una camiseta) o al presionar el trago y, en ocasiones, molesta hasta al masticar.

Se recomienda desde que se detecten los primeros síntomas de otitis externa, acudir al médico para comenzar precozmente el tratamiento.

El tratamiento es fácil de aplicar y mejora rápidamente los síntomas, pero si no se comienza a tiempo y se sigue el tratamiento hasta el final, puede progresar y recurrir.

 

¿Cómo tratar la otitis externa?

 

El primer tratamiento es el preventivo:

  • Mantener seco el oído del niño.
  • Utilizar tapones para el oído.
  • Asegurarnos que no quede agua en el oído después de un baño.
  • La humedad en los oídos no debe permanecer por periodos prolongados de tiempo, debe limitarse el tiempo que pasan en el agua, haciendo descansos de al menos una o dos horas entre baño y baño.


Tratamiento específico:

Tratamiento antibiótico adecuado para la infección que tenga el niño y pautado por el médico. Suelen ser gotas óticas antibióticas.


En ocasiones, por no comenzar precozmente con el tratamiento o no cumplir el tiempo pautado progresa la infección o se hace recurrente. En ese caso se necesitarán antibióticos orales y antiinflamatorios esteroideos.