Blog

Blog

Consejos de su Dermatólogo para protegerse del sol

Publicado el 12-06-2018

Ya estamos en junio , el  mes en el que  comienzan las vacaciones, vamos más a las piscinas y a las playas, y comienzan las exposiciones directas al sol. Durante la época estival, la superficie de nuestro cuerpo expuesta a los rayos solares es mayor y debemos protegernos de las radiaciones ultravioleta.

Aunque cada vez la población se siente más informada sobre los efectos adversos para nuestra salud de una incorrecta exposición, conviene recordar una serie de recomendaciones para tomar el sol:

 

1. Antes de tomar el sol:

Debemos tener la piel correctamente hidratada y limpia. Hay que evitar el uso de productos que contengan alcohol y perfumes, ya que pueden dar lugar a manchas oscuras en la piel. Tenemos que conocer nuestro tipo de piel y en consecuencia elegir el protector solar adecuado.
Media hora antes de la exposición hay que aplicar el producto abundantemente sobre la piel bien seca.

 

2. Durante la exposición al sol:

Hay que evitar tomar el sol entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde. Debemos tener en cuenta que el agua y la arena reflejan los rayos solares, aumentando los efectos sobre la piel, por lo que pueden producirse quemaduras incluso a la sombra. En las primeras horas de exposición debemos emplear una protección más alta, y hay que seguir protegiéndose aunque la piel esté bronceada. 

Además, hay que extremar las precauciones en las partes más sensibles del cuerpo como son cara, cuello, escote, orejas, empeine y calva, sin olvidar proteger también los ojos con gafas de sol y los labios.


Es preciso utilizar protección incluso en días nublados y beber líquido en abundancia para compensar la pérdida que se produce. Debemos aplicar el protector cada 2 horas y siempre después del baño.

No exponga al sol a bebés y proteja a los niños con camiseta, gorra y gafas de sol. 

 

3. Después de la exposición:

Hidratar la piel después de una ducha de agua tibia, para recuperar la pérdida de agua y prolongar el bronceado. Además, para evitar el envejecimiento, deberán cuidarse especialmente la cara, las manos y el contorno de los ojos con productos específicos.