Blog

10 preguntas frecuentes sobre la anestesia

Publicado el 11-12-2019

  1. ¿Qué es la anestesia?

La anestesia es un estado reversible en el que se inhibe la transmisión de estímulos, su integración y la posible respuesta por parte del sistema nervioso central y periférico.

  1. ¿Cuántos tipos de anestesia hay?

Se pueden clasificar según el órgano diana de acción. Puede ser sobre el cerebro (anestesia general y sedaciones), sobre la médula espinal (anestesia raquídea que incluye la intradural y la epidural) o sobre las fibras nerviosas periféricas (bloqueo locorregional y anestesia local/tópica)

  1. ¿Se puede elegir la anestesia?

El anestesiólogo es el médico especialista que indica un tipo de anestesia u otra teniendo en cuenta múltiples variables como son el tipo de intervención, la zona, el tiempo de duración y por supuesto, los antecedentes personales del paciente.

  1. ¿Cuál es el objetivo de la preanestesia?

Realizamos una valoración de los antecedentes médicos personales del paciente, el estado en que estos afectan a la salud del mismo y el tratamiento farmacológico que sigue.

En caso de ser necesario, se modifican o se inician ciertos fármacos para minimizar posibles riesgos quirúrgicos. Además se valora la vía aérea y se dan recomendaciones perioperatorias.

Otro de los objetivos importantes es explicar las opciones anestésicas a aplicar al paciente, resolver dudas y entregar el consentimiento informado.

  1. ¿Cuáles son los principales riesgos?

Hoy en día la anestesia aplicada en los hospitales es muy segura y contamos con dispositivos y fármacos para actuar ante posibles situaciones indeseadas pero es cierto que no está exenta de riesgos. Estos son explicados detalladamente en el consentimiento informado pero deben entenderse como eventos poco frecuentes.

  1. ¿Qué hace el anestesiólogo durante la intervención?

El anestesiólogo es el médico que se encarga del cuidado intraoperatorio del paciente desde el inicio hasta el final de la intervención. Para ello se monitorizan las constantes vitales y se administran los fármacos necesarios para inducir el estado de anestesia.

  1. ¿Cómo es el procedimiento en cada uno de los tipos de anestesia?

Para la anestesia general se debe preparar la máquina de anestesia o respirador, los fármacos a emplear y el dispositivo a utilizar para la vía aérea. Posteriormente el paciente es “dormido” con fármacos intravenosos, se realiza la intubación (introducción de un tubo fino, habitualmente entre boca y tráquea) y se conecta al respirador.

En caso de anestesia raquídea se prepara el material de la técnica, se coloca al paciente en la posición indicada para la punción (sentado o acostado de lado con piernas flexionadas), se aplica antiséptico local y posteriormente se realiza la inyección.

Cuando se trata de anestesia locorregional, el anestésico local es aplicado en la proximidad de los nervios que recogen la sensibilidad de la zona a operar (se localizan mediante visión ecográfica y/o neuroestimulación) o la piel adyacente a la zona de la incisión quirúrgica.

Generalmente en los casos en los que el paciente permanece despierto se administra medicación. Generalmente,  en los casos en los que el paciente permanece despierto se administra medicación sedante para proporcionar un estado de tranquilidad y confort.

  1. ¿Podría no hacer efecto?

En medicina no existe el 100% de efectividad y por lo tanto en ocasiones podemos ver efectos parciales de anestesia o la ausencia de la misma después de aplicar correctamente una técnica regional (no así en el caso de la anestesia general). En esos casos se puede repetir la técnica o bien cambiar a anestesia general.

  1. ¿Por qué se debe estar en ayuno?

En los casos en los que se utilizan fármacos que deprimen el sistema nervioso central puede verse alterado el reflejo tusígeno que es el que nos permite expulsar agentes potencialmente nocivos en nuestra vía respiratoria mediante la tos. Dado que el paciente permanece acostado, el contenido gástrico podría movilizarse y acceder a la vía respiratoria. Además, con cierta frecuencia, los agentes anestésicos y los analgésicos pueden provocar náuseas y vómitos, razón por la cual está indicado el ayuno.

  1. ¿Qué ocurre tras suministrar la anestesia?

Tras suministrar la anestesia y comprobar su efectividad, el paciente es preparado para el acto quirúrgico. Ello incluye la colocación en la posición adecuada, la planificación del campo quirúrgico, la organización del personal y del material a emplear. Luego se procede con la intervención quirúrgica.

Después de una anestesia general es frecuente despertar con sensación de somnolencia, resaca, frío y temblores pero suelen remitir al cabo de unos minutos/horas.

Las náuseas y vómitos pueden aparecer independientemente del tipo de anestesia aplicada aunque actualmente se dan con menos frecuencia ya que se suele administrar medicación antiemética de forma preventiva.

El dolor no es un efecto secundario de la anestesia pero sí viene derivado de la intervención quirúrgica. Es por ello que una de las labores del anestesiólogo es tratar de controlarlo o reducirlo en la mayor medida posible mediantes fármacos, infiltraciones o bloqueos nerviosos.

 

Dr. Jose Manuel Rodríguez Paz

Anestesiólogo Hospiten Sur