Blog

Pie diabético: el gran olvidado

Publicado el 16-11-2021

Es uno de los grandes olvidados cuando hablamos de diabetes, una enfermedad que afecta al 9,3% de la población mundial. Nos referimos al pie diabético. El pie diabético se produce cuando los niveles de glucosa en sangre son muy elevados, asegura la podóloga de Hospiten Estepona, Inmaculada Cano González.

Esto conlleva una pérdida de la sensibilidad y de la circulación del pie, debido a que la enfermedad va afectando a los vasos y a los nervios.

Por ello, asegura la especialista que es muy importante prestar mucha atención a nuestros pies. Que sepamos identificar los signos de alarma como el enrojecimiento de algunas zonas, su temperatura, las zonas callosas que no mejoran en el tiempo y, que finalmente terminan ulcerando.

Ante la presencia de algunos de estos signos, Cano insiste en que hay que tomar una serie de precauciones:

  • Examinar los pies a diario: observar las zonas donde hay una mayor presión o roce, como puede ser los dedos, el talón o la parte externa del pie.
  • Cortas de forma correcta las uñas intentando realizar un corte recto para evitar producir uñas incarnadas, heridas e infecciones.
  • Acudir al podólogo para el tratamiento de zonas hiperqueratósicas (durezas).
  • Lavar los pies con agua tibia.
  • Secar bien los pies, sobre todo entre los dedos.
  • Tener los pies bien hidratados, evitando así la sequedad y grietas en talones.
  • Evitar caminar descalzo.
  • Utilizar siempre calcetines de algodón o lana sin costuras, que no aprieten.
  • Utilizar un calzado adecuado que evite la presión, sea ligero y favorezca el descanso del pie.
  • Fomentar el hábito de hacer deporte a diario.
  • Evitar el consumo de tabaco.

Se recomienda a los pacientes diabéticos acudir al podólogo cada seis meses, para que el especialista pueda hacer un seguimiento del estado del pie, a nivel vascular y neuropático.

A nivel neuropático el podólogo podrá evaluar el grado de sensibilidad, tanto superficial como profunda que tiene el paciente en el pie y, con ello la percepción del dolor.

A nivel vascular se valorará el aporte sanguíneo, de forma que, en caso de ser necesario, se pueda derivar al paciente al especialista en cirugía vascular.

También a través del podoscopio o plataforma de presiones el especialista puede observar los puntos con mayor carga y presión.

Con todas estas pruebas, la especialista de Hospiten Estepona sostiene que se podrán realizar tratamientos conservadores que eviten estas lesiones. Además, de ayudar al paciente con las diferentes curas hasta cicatrizar las úlceras.

Existen estudios que evidencian que entre el 20-25% de los diabéticos a lo largo de su vida pueden desarrollar una úlcera en el pie.

Además, tienen más riesgo de padecer una amputación ante la complicación de cualquier herida y cuya recuperación es más lenta.

Estos problemas en los pies se podrían evitar, asevera la especialista, “si se tomaran las medidas adecuadas de prevención. Es clave hacer una revisión periódica al podólogo, ya que nosotros tenemos un papel muy importante tanto para prevenir, como para tratar estos pacientes”.

 

Inmaculada Cano. Podóloga de Hospiten Etepona y Centro de Especialidades Médicas Hospiten en Algeciras.