Blog

¿Qué causa la visión borrosa?

Publicado el 23-12-2021

Las causas de la visión borrosa pueden ser múltiples. Los problemas de visión pueden aparecer de forma repentina o de forma progresiva, y cuando suceden, es ideal que acudas a un especialista para obtener un diagnóstico preciso.

 

Detección de la visión borrosa

En ocasiones detectarás que tu visión es borrosa al intentar leer un texto y tener dificultades, esta es una de las formas más evidentes de percibir problemas de agudeza visual.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede ser más complejo detectar que padeces visión borrosa, especialmente cuando tu agudeza visual no ha sido buena durante años. En esos casos, deberás prestar atención a otros síntomas como los dolores de cabeza.

Si sospechas que padeces de visión borrosa, es importante que visites a un profesional de la oftalmología.

En este artículo encontrarás algunas de las causas más habituales de la visión borrosa para que puedas conocerlas y familiarizarte con ellas.

 

Principales causantes de la visión borrosa
 

-    Miopía

En esta dolencia, lo que causa la visión borrosa es un defecto de la relación de la curvatura corneal, la longitud del ojo y el enfoque del cristalino. La principal característica de las personas miopes es que perciben con claridad objetos cercanos, pero su visión pierde nitidez a medida que la distancia crece. Puede corregirse con cirugía para recuperar una visión óptima, o se puede hacer uso de gafas o lentillas. En la actualidad, una de cada cuatro personas es miope, es una dolencia muy frecuente. 

-    Hipermetropía.

Las personas con hipermetropía presentan dificultades con la visión nítida a distancias cortas. Sin embargo, no presentan problemas de agudeza visual con objetos lejanos. Este problema procede de una irregularidad en el ojo en la que la imagen en vez de enfocarse sobre la retina, se enfoca detrás de ella. Al igual que la miopía, se puede tratar con gafas, lentes de contacto o con cirugía para una solución permanente. 

-    Astigmatismo

Las personas que sufren astigmatismo no enfocan correctamente objetos tanto cercanos como lejanos. Por lo que se produce una pérdida de la agudeza visual a cualquier distancia. Se produce cuando la córnea tiene curvas irregulares, en vez de una superficie redondeada. En ocasiones puede acompañar a la miopía o la hipermetropía. También puede tratarse con lentillas, gafas o con cirugía refractiva.

​​-    Presbicia

Una de las causas de visión borrosa más frecuentes a partir de los 40 años es la presbicia. Este tipo de visión borrosa tiene su causa en el endurecimiento del cristalino, resultado habitualmente del envejecimiento natural. Aunque, existen otros factores que pueden acelerar su aparición como la diabetes, la hipermetropía, la esclerosis múltiple o los medicamentos antihistamínicos y antidepresivos. La solución más común es el uso de las comúnmente llamadas gafas de “cerca”. 

-    Glaucoma

El glaucoma es un tipo de enfermedad ocular que se caracteriza por el daño del nervio óptico. Con frecuencia esta lesión se vincula con una presión ocular elevada. Suele aparecer en personas que superan los 60 años de edad, pero puede presentarse antes. No sólo provoca visión borrosa, también puede presentarse en forma de visión de túnel, halos que rodean a las luces o puntos ciegos en el campo de visión. Con un tratamiento medicinal, se puede frenar la evolución del glaucoma y evitar una pérdida de visión mayor.

-    Cataratas

Las cataratas son una de las causas de visión borrosa más común en personas mayores de 40 años, además se considera la principal causa de ceguera en el planeta. Se producen por la opacidad del cristalino, y además de visión borrosa suelen generar una mayor sensibilidad a la luz. El tratamiento para las cataratas es una cirugía para la extracción del cristalino dañado y la sustitución por una lente intraocular nueva. En la actualidad es una operación muy común y con unos altos resultados de éxito.

-    Diabetes

La diabetes puede ser la causa de visión borrosa por dos factores diferentes: la hiperglucemia y la retinopatía diabética. En el caso de la hiperglucemia, los cambios bruscos del nivel de azúcar en sangre afectan al cristalino que temporalmente pierde su correcto funcionamiento. La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes que se produce por el daño de los vasos sanguíneos de la retina, y que puede provocar visión borrosa e incluso ceguera. En ambos casos, la mejor prevención es la correcta gestión de los niveles de azúcar en sangre. La retinopatía además, podrá tratarse con medicación y cirugía láser.

-    Fatiga ocular por exposición a pantallas

La creciente exposición a pantallas tanto en ambientes laborales como personales ha traído consigo un incremento de la fatiga ocular a partir del Síndrome de la pantalla de visualización (SPV) o Síndrome del ordenador. Los ojos lagrimean y la visión se vuelve borrosa por la alta exposición a las pantallas, incluso en ocasiones se siente el ojo seco. Para reducir la visión borrosa por exposición a pantallas se recomienda: hacer descansos de 10 minutos por cada hora de exposición, contar con una buena iluminación ambiental, evitar reflejos sobre la pantalla y escoger pantallas de la mayor calidad posible.

-    Ojo seco crónico

Si padeces ojo seco, es posible que esta sea la causa de visión borrosa. Esta pérdida de agudeza se vincula tanto a la sequedad ocular en sí misma o una afección de la córnea por no estar bien lubricada. En ambos casos, el tratamiento para corregir la visión borrosa vinculada al ojo seco es la aplicación de lágrimas artificiales que hidratan y humedecen el ojo.

-    Embarazo

Algunas personas presentan una pérdida de agudeza visual durante su embarazo, es un efecto frecuente y que suele remitir tras dar a luz. Su origen está vinculado a los cambios hormonales del proceso de gestación. Sin embargo, se recomienda una revisión profesional para descartar otros posibles factores.

-    Degeneración macular por edad

La degeneración macular asociada a la edad produce una destrucción de la visión central y la pérdida del detalle de las imágenes. Es una afección que no causa dolor y que se manifiesta tras la degeneración de la mácula. Esta pérdida de agudeza se concentra en los detalles y en la parte central del campo de visión. Existen dos variantes la degeneración macular seca y la degeneración macular húmeda, pero en ambos casos pueden tratarse con cirugía láser, terapia fotodinámica y un tratamiento de inyecciones intraoculares.

 

Si padeces visión borrosa puede que la causa se encuentre entre las que acabamos de describir. Pero, para obtener un diagnóstico real, fiable y certero, deberás acudir a un profesional de la oftalmología.

Las mejores formas de prevenir la pérdida de visión