Blog

¿Qué son las cataratas de ojos y por qué aparecen?

Publicado el 23-12-2021

Las cataratas en los ojos son una dolencia vinculada a la pérdida de visión. Habitualmente aparece en personas de más de 60 años de edad, pero en ocasiones se manifiesta también en pacientes más jóvenes.

Esta pérdida de visión está vinculada a la opacidad del cristalino, cuyo estado natural es transparente. 

Las personas que padecen cataratas oculares tienen la sensación de ver imágenes borrosas o difuminadas, una sensación parecida a la de ver a través de la niebla. Esta pérdida de nitidez se vuelve evidente en la dificultad para realizar acciones cotidianas como leer, conducir, distinguir objetos, etc.

El desarrollo de las cataratas suele ser progresivo y la pérdida de la nitidez en la visión no se produce de un día para otro. Sin embargo, esta dolencia no se resuelve por sí sola e irá disminuyendo progresivamente la agudeza visual de quien la padece.

 

Síntomas de las cataratas de ojos

 

La aparición de las cataratas se relaciona habitualmente con:

-    dificultades para ver de noche

-    percepción de halos alrededor de luces o de objetos brillantes

-    visión doble en un ojo

-    pérdida de percepción de colores

-    sensibilidad a la luz

-    visión borrosa

Las cataratas suelen presentarse en los dos ojos, pero en cada uno de ellos tendrá un comportamiento distinto. Uno de ellos suele verse más afectado y con menor visión que el otro.

Las cataratas no pueden detectarse a simple vista, así que si tienes problemas de visión y acumulas varios de estos síntomas, ha llegado el momento de visitar a un profesional de la oftalmología.

 

¿Por qué se producen las cataratas?

 

La transparencia del cristalino se puede ver afectada por varias razones, pero habitualmente la causa está relacionada con el envejecimiento natural o una lesión.

Cataratas vinculadas a la edad

Las cataratas que aparecen por el avance de la edad están vinculadas a la pérdida de la flexibilidad de las lentes que forman parte del ojo. A medida que cumplimos años, las lentes se vuelven más rígidas y algunos tejidos sufren roturas que lleva al incremento de la opacidad en algunas zonas.

Cuantas más roturas y acumulaciones de tejido se produzcan, más opacidad se producirá en el cristalino. 

Cataratas por lesiones y/o cirugías

Las lesiones oculares o cirugías previas pueden generar cataratas. La acumulación de tejido dañado puede manifestarse con esta dolencia, incluso cuando se trata de personas jóvenes.

Otras causas

En menor medida, las cataratas pueden tener su origen en enfermedades como la diabetes o el consumo prolongado de determinados medicamentos.

 

Factores de riesgo para padecer cataratas

 

Determinados hábitos y factores incrementan las posibilidades de que padezcas cataratas.

  • Envejecimiento. Uno de los factores más determinantes.
  • Diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Lesiones y golpes del ojo y cirugías oculares previas
  • Elevada exposición al sol
  • Obesidad
  • Consumo habitual de tabaco
  • Consumo habitual excesivo de alcohol
  • Tratamientos prolongados de corticoesteroides

 

Tipos de cataratas

 

Cataratas nucleares o cataratas seniles

La zona afectada con la falta de transparencia es la parte central del cristalino. En sus inicios tempranos puede provocar miopía o una mejora en la visión cercana. Pero, paulatinamente la lente se volverá más amarillenta y la opacidad será cada vez mayor. En ocasiones, esa modificación del color del cristalino se manifiesta con una gran dificultad para diferenciar colores o tonos similares. 

 

Cataratas corticales

En este tipo de cataratas las opacidades se concentran inicialmente en el borde exterior de la lenta, y poco a poco van avanzando hasta el interior. A medida que cubren una mayor superficie de cristalino, mayor es la dificultad para que la luz pase y se dé una correcta visión. 

 

Cataratas congénitas

Las cataratas congénitas se manifiestan al nacer o durante la infancia, y pueden estar vinculadas a cuestiones genéticas, infecciones sufridas durante la gestación o traumatismos, galactosemia, neurofibromatosis tipo 2 o incluso rubéola. Dependiendo de su localización y su tamaño, este tipo de cataratas pueden no afectar a la visión.

 

Cataratas subcapsulares posteriores

Son el tipo de cataratas que evoluciona a mayor velocidad. Se producen cuando aparece una opacidad en la parte posterior del cristalino. Se manifiesta con la percepción de imágenes con menos brillo, dificultades para leer y la aparición de halos alrededor de las luces, especialmente de noche.

 

Prevención de la aparición de cataratas de ojos

 

La prevención en la aparición de este problema visual está estrechamente unida a la reducción de los factores de riesgo. Reducir el consumo de alcohol, dejar el tabaco, controlar la diabetes y la hipertensión pueden retrasar la aparición de las cataratas. La ingesta de una dieta equilibrada, donde las verduras y las frutas son protagonistas, ayudará a tu salud general y visual.

Protege tus ojos del sol, y hazlo con gafas de sol cuyos cristales sean de calidad y cumplan con las normativas más exigentes, especialmente que te protejan de los rayos UVB.

Además de estos consejos, es importante que si aparecen las cataratas sean detectadas rápidamente. Por ello, es conveniente que cada año visites a un especialista en oftalmología que chequee tu salud visual y pueda detectar cambios y/o variaciones.

Este control servirá para detectar cualquier otro problema de salud visual.

 

Tratamiento

 

El tratamiento más eficaz contra las cataratas oculares es la cirugía. Es una intervención sencilla, que se realiza con regularidad y mantiene un alto porcentaje de eficacia y recuperación de la agudeza visual.

De forma general, las cirugías de cataratas se basan en la extracción del cristalino dañado y su sustitución por una lente intraocular.  

Es un procedimiento indoloro, y con una recuperación sencilla. No será necesario un ingreso hospitalario, se reduce a un procedimiento ambulatorio.

Para realizar la cirugía se aplica anestesia local y no es necesario dormir al paciente, permanecerá con plena conciencia y percibirá luz y movimiento durante la cirugía.  La intervención se realiza con un instrumental muy preciso que minimiza las necesidades de aplicar puntos o similar.

Tras el alta, se indicarán una serie de cuidados que favorecen la recuperación. La aplicación de gotas, el uso de gafas de sol protectoras y la recomendación de evitar el contacto del ojo operado con agua, jabón u otros productos.

La cirugía de cataratas es un procedimiento habitual que ayuda al paciente a recuperar calidad de vida, con una intervención con una agresividad mínima y una recuperación muy rápida.

 

¿Qué son las cataratas de ojos y por qué aparecen?