Especialidades y Servicios Médicos

Ponemos a tu disposición nuestra cartera de especialidades y servicios

Blefaroplastia: Mejora tu mirada

¿Qué es la blefaroplastia? Es un procedimiento quirúrgico para corregir el envejecimiento de los párpados. La blefaroplastia se realiza para subsanar el exceso de piel, músculo o grasa de los párpados, que en el caso de los párpados superiores provoca la caída de los mismos (parpados caidos) conduciendo a un cambio estético o produciendo un trastorno funcional si interfiere en el campo visual de la persona.

Uno de los aspectos más importantes de esta cirugía es conseguir resultados naturales. En la actualidad existen técnicas mínimamente invasivas y personalizadas para cada paciente, que permiten obtener unos resultados óptimos con períodos de recuperación ajustados. Se realizan con anestesia local y sedación si es necesario y con mínimas cicatrices. blefaroplastia web

 

¿Cuándo se realiza? La mayoría de las blefaroplastias se realizan a partir de los 30 años, tanto a hombres como a mujeres. Con el proceso de envejecimiento, la piel de alrededor de los ojos se vuelve redundante, los músculos se debilitan y la grasa se mueve desde la órbita hacia adelante. Esta laxitud de la piel y los músculos palpebrales, junto con la grasa orbitaria y, en algunos casos, la presencia de líquido da al rostro un aspecto envejecido, cansado y triste, interfiriendo en ocasiones en la visión periférica. 

Esto hace que muchos pacientes sientan sensación de cansancio en los ojos o pesadez en los párpados además de pensar que han “perdido” las pestañas y que no se puedan maquillar los ojos.

Otros factores que favorecen la caída de los párpados son: el daño solar, el tabaquismo, el dormir boca abajo, el frotamiento crónico de los párpados por picor ocular y ciertas enfermedades sistémicas entre otros. En todos los casos es importante realizar una valoración adecuada por parte del especialista para descartar ciertas patologías que provocan párpados caídos.

 

¿Cómo se realiza? La cirugía actúa sobre los párpados para eliminar el exceso de piel y tensar el músculo orbicular, así como para extraer la grasa sobrante si fuese necesario. La blefaroplastia se realiza en el quirófano, generalmente bajo anestesia local, tiene una duración de menos de una hora y las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y las suturas que suelen ser intradérmicas y muy finas. Los primeros días se puede notar molestias leves sobre los párpados; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita por su cirujano o frio local. Las suturas se retiran a la semana de la intervención y el edema, así como los hematomas, si los hubiera, disminuirán gradualmente. Las cicatrices irán desapareciendo progresivamente hasta convertirse en pocas semanas en una línea casi invisible.

En el caso de lo párpados inferiores se pueden extraer las bolsas y si es necesario se puede hacer un “resurfacing” que “pega” la piel sobrante del párpado inferior evitando tener que quitarla y producir cicatrices.

Tras la intervención la mayor parte de los pacientes podrá incorporarse a su vida normal en unos 8-10 días. Es recomendable seguir las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar gafas de sol siempre que salga a la calle. Es importante durante todo el postoperatorio para cuidar la herida, y para que la cicatriz no se pigmente o hipertrofie. 
    Evitar la primera semana el contacto con polvo, suciedad y/o animales, ya que podrían provocar infección.
  • Evitar realizar ejercicio físico intenso o de impacto hasta que se retiren las suturas. No se recomienda coger peso.ejemplo de blefaroplastia web
  • Dormir boca arriba/semi-sentado los primeros días para evitar tocar los párpados operados. 
  • Puede ducharse y lavarse el cabello de forma habitual a partir del día siguiente, evitando duchas largas o con el agua excesivamente caliente.
  • Puede pasear y ver la televisión o leer. 
  • No utilizar maquillaje sobre los ojos ni lentes de contacto hasta que se retiren las suturas.
     

 

Importante;

·         Cada paciente y operación es diferente por lo que el especialista hará un proceso personalizado que se adapte a las necesidades y las expectativas de cada persona.

·         Se realizará, antes de la operación, una valoración oftalmológica completa

·         Se harán fotografías preoperatorias y postoperatorias, así como mediciones palpebrales. 

·         Se realizarán los controles postoperatorios necesarios, así mismo se darán consejos y recomendaciones para la correcta recuperación de la operación.

 

Todos nuestros centros cuentan con toda la tecnología de última generación para la realización de estas intervenciones, así como con profesionales expertos y especializados que evaluarán previamente cada caso para dar la mejor respuesta médica a las necesidades de cada paciente.

 

Especialistas:

 

¿Quieres saber más?
Pídenos información adicional.

Solicitar información