Enfermedades de la Mácula (DMAE)

Especialidades y Servicios Médicos

Ponemos a tu disposición nuestra cartera de especialidades y servicios

Enfermedades de la Mácula (DMAE)

¿Qué es la Mácula?

 La mácula es una capa de tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo, en el centro de la retina. Su función consiste en percibir detalles finos y pequeños, algo esencial a la hora de leer, conducir, coser, cocinar, etc.  

¿Cómo de detecta la enfermedad macular, cuáles son sus síntomas?

Cuando la mácula no funciona correctamente las áreas del centro del campo visual empiezan a perder nitidez, aunque se suele conservar la visión periférica.

Los síntomas característicos de las enfermedades maculares son: visión borrosa, dificultad para ver objetos cercanos, distorsión de la forma de los objetos (ver las cosas torcidas o con un tamaño distinto del real), sensación de tener algo delante del ojo que nos impide enfocar bien, etc.

En caso de aparecer alguno de estos síntomas se debe realizar un examen del fondo de ojo mediante dilatación de la pupila, para así poder observar la retina, el nervio óptico y los vasos sanguíneos, y así determinar si existe alguna patología.

  Imagen de una mácula normal


Las dos causas más frecuentes de pérdida de visión secundarias a enfermedad macular son:
            1. Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).
            2. Edema Macular.

 

1. La DMAE, es una enfermedad ocular ocasionada por una degeneración o envejecimiento acelerados de la mácula. Es la causa más frecuente de pérdida de visión en personas de edad avanzada en países desarrollados (54 % de las pérdidas de visión importantes en Estados Unidos).  Las posibles causas y factores de riesgo son: edad avanzada, raza blanca, antecedentes familiares, consumo de tabaco, hipertensión arterial, obesidad, dieta rica en grasas, exposición solar, etc.

 

   Imagen de ojo con DMAE

 

Los dos tipos de Degeneración Macular son:


            - Seca: más frecuente (90%). Provoca una atrofia progresiva aunque muy lenta de la mácula. Su gravedad es muy variable, desde una pérdida de visión muy leve hasta una pérdida del 90 % de visión central (no provoca ceguera total). Actualmente no se conoce ningún tratamiento efectivo, aunque se recomienda llevar una dieta saludable y rica en antioxidantes, perder peso, protegerse del sol, abandonar el hábito tabáquico, controlar la tensión arterial, etc.

            - Húmeda: es mucho menos frecuente (10%), sin embargo suele tener una progresión más rápida y provocar una mayor pérdida de visión. Afortunadamente hoy disponemos de las llamadas terapias antiVEGF (anti factor de crecimiento del endotelio vascular) que han demostrado detener la progresión de la enfermedad en muchos casos (ranibizumab, pegaptanib, bevacizumab).

 

2- El Edema Macular puede ser la consecuencia de la aparición o progresión de diferentes enfermedades maculares más o menos severas. Las causas más frecuentes son la retinopatía diabética, obstrucción venosa retiniana, DMAE, uveítis, etc. Su tratamiento dependerá de la causa del edema macular siendo sus dos modalidades más habituales el láser argón, las terapias antiVEGF y los corticoesteroides intravítreos.

Diagnóstico de las enfermedades de la mácula por OCT (tomografía de coherencia óptica).

 

 Imagen de edema macular

 

Actualmente el método de estudio más exacto y avanzado de la enfermedad macular se realiza mediante la OCT, aunque siempre como complemento a la observación directa del fondo de ojo.

Este aparato nos permite escanear el área central de la retina (mácula) obteniendo cortes con una resolución de hasta 5 micras (0,005 milímetros), lo que ha supuesto un cambio en todos los protocolos de diagnóstico, seguimiento y tratamiento de las enfermedades que afectan a la mácula.

Se trata de una prueba rápida (5 minutos aprox.), no invasiva y sin contacto con el ojo, que se realiza en la misma consulta del oftalmólogo.

 

 Imagen de OCT CIRRUS-HD