News

Check the latest news

La vacunación del VPH en hombres reduce la incidencia en mujeres

Posted on 23-08-2019

Según la Ginecóloga Lucyla Baêta “los hombres pueden contagiarse y contagiar por lo que esta medida es esencial”

 

Su prevención ayudaría a reducir no solo la incidencia de cáncer de cuello de útero, sino también de pene, ano, vagina, orofaríngeo y verrugas genitales

 

Santa Cruz de Tenerife, 23 de agosto de 2019.  La especialista en Ginecología de Hospiten Bellevue, Lucyla Baêta, afirma que es imprescindible incluir a los niños varones en la vacunación frente al virus del papiloma humano (VPH) para reducir la incidencia del cáncer de cuello de útero y lesiones genitales, entre otros.

“Los hombres siguen fuera de las recomendaciones del sistema público de salud cuando también pueden contagiarse y contagiar. Se trata de un aspecto especialmente delicado porque el cáncer de cuello de útero es estrictamente una enfermedad de transmisión sexual que no tiene su origen ni en la genética ni en los antecedentes familiares, por lo que realmente podría disminuirse drásticamente su incidencia llevando a cabo una política de prevención que cubriera a todos los grupos de riesgo de la población”, explica la doctora Baêta.

El virus se asocia con otros tipos de cáncer distintos al de cuello, como son el de ano y pene, y un porcentaje importante de tumores de cabeza y cuello. Por lo que una prevención efectiva del VPH no solo en mujeres, sino también en hombres, ayudaría a reducir la incidencia de cáncer de pene, cáncer de ano, cáncer orofaríngeo, cáncer de vagina y verrugas genitales. Todas estas patologías están directamente relacionadas con la infección por este virus a las que “no se les está dando la importancia que tienen”, afirma la doctora Baeta. De hecho, “junto a las lesiones precancerosas, son precisamente los condilomas las lesiones más comunes en España y las que más repercuten en el gasto sanitario”, asegura.

Asimismo, otro de los problemas del sexo masculino es el diagnóstico. Mientras que las mujeres se realizan cribados periódicos de su salud genital (citologías y test de VPH), los varones no acuden al urólogo a realizarse revisiones y, además, el diagnóstico de la infección por VPH en hombres es más complicado, ya que no existen pruebas específicas, sino que la revisión se limita a observar y detectar la presencia o no de verrugas o lesiones en el aparato genital.

Una vez se diagnostica una infección por VPH en un hombre, la recomendación es la misma que en una mujer: la vigilancia de sí mismo y de su pareja y la utilización del preservativo. “Este método anticonceptivo, bien usado, sí es capaz de prevenir el VPH”, enfatiza la doctora Lucyla Baêta, que destaca que la creencia de que realmente no es un método eficaz viene de su mal uso. “Es muy importante usarlo en todas las relaciones sexuales y desde antes de la penetración para asegurarnos de su eficacia para prevenir esta infección”, añade.

La importancia de la educación sexual

En cuanto a la vacunación, si bien lo ideal es hacerlo antes de mantener la primera relación sexual, la recomendación en ficha técnica llega hasta los 45 años. En el periodo de contacto más frecuente con el virus, entre los 18-25 años, no todas las mujeres tienen contacto con todos los serotipos, por lo que la vacuna aún podría tener utilidad en edades más avanzadas. Sabemos además que la inmunidad natural en ocasiones no es capaz de evitar la reinfección lo que hace más recomendable su utilización.

En este sentido, Hospiten insiste en la necesidad de reforzar los canales de comunicación con los adolescentes e incidir en la importancia de la visita a los especialistas médicos para resolver cualquier duda que puedan tener sobre sobre el uso de los métodos anticonceptivos, sobre la prevención de enfermedades de transmisión sexual o para recibir orientación y recomendaciones sobre prácticas sexuales seguras.

Grupo Hospiten es una red sanitaria internacional comprometida con la prestación de un servicio de máxima calidad, con experiencia de 50 años, que cuenta con veinte centros médico-hospitalarios privados en España, República Dominicana, México, Jamaica y Panamá, y más de cien centros médicos ambulatorios, bajo la marca Clinic Assist. Está presidido por el Dr. Pedro Luis Cobiella y atiende anualmente a más de 1.700.000 pacientes de todo el mundo, y cuenta con una plantilla de más de 5.000 personas.