Hospiten implanta una nueva lente intraocular en cirugía de catarata que permite corregir el 100% de los problemas de visión

Noticias

Consulta las últimas novedades

Hospiten implanta una nueva lente intraocular en cirugía de catarata que permite corregir el 100% de los problemas de visión

Publicado el 06-05-2014

La oftalmóloga María de los Ángeles Martínez, de Hospiten Rambla, realiza la primera cirugía en Tenerife con lentes trifocales que permiten corregir, por primera vez,  la visión en las distancias medias.

El Grupo Hospiten ha dado un paso más en los tratamientos de cirugía ocular con el uso de un avanzado tipo de lente intraocular, nuevo en el mercado, que permite corregir el 100% de los problemas de visión a través de la cirugía, además de mejorar los resultados en los pacientes con presbicia  o vista cansada, por el que a partir de los 45 años más del 80 por ciento de la población comienza a tener problemas de visión o enfoque.

Se trata de la lente intraocular trifocal que fue implantada por primera vez este año en un paciente de Tenerife por la oftalmóloga María de los Ángeles Martínez Piñero, del centro Hospiten Rambla. Según explica, la introducción de este nuevo avance en oftalmología “contribuye a mejorar de manera significativa la vida de los pacientes, en especial de las personas de más de 50 años que, gracias a la nueva lente, podrán continuar realizando cualquier tipo de actividad sin necesidad de utilizar gafas o lentillas”.

Hasta ahora, la cirugía ocular utilizaba lentes bifocales que únicamente corregían los problemas  de visión que existían a corta y larga distancia. Sin embargo, con la introducción de las nuevas lentes trifocales, denominadas AT Lisa Tri de Carl Zeiss, ya es posible también  corregir la falta de vista en el caso de tener problemas en las distancias intermedias, como la que habitualmente mantenemos con el móvil o la pantalla del ordenador. Un problema por el que muchas personas que habían sido operadas, continúan usando gafas o lentillas.

Además, las nuevas lentes trifocales permiten minimizar los fenómenos ópticos o perturbaciones de visión nocturna (círculos de luz alrededor de los focos) que, en contadas ocasiones, ven los pacientes después de operarse de la vista.

Al igual que en cualquier otra cirugía ocular, la lente trifocal se implanta en el ojo a través de una pequeña operación segura y rápida, de apenas unos minutos. En ella, el médico aplica anestesia local para realizar una pequeña incisión en el ojo, de menos de 2 milímetros, por la que se introduce la lente con la ayuda de un pequeño inyector. En pocas días, el paciente ya puede ver correctamente sin necesidad de llevar gafas.

Etiquetas