Laser ginecológico de CO2 Gynelase. Unidad de láser ginecológico en Hospiten Roca

Especialidades y Servicios Médicos

Ponemos a tu disposición nuestra cartera de especialidades y servicios

Laser ginecológico de CO2 Gynelase. Unidad de láser ginecológico en Hospiten Roca


El láser ginecológico de CO2 (GyneLase™) es una solución efectiva, segura, sin riesgos, ni complicaciones que mejora la calidad de vida de las mujeres en las que los embarazos, los partos o la menopausia han dejado una huella.


El láser de CO2 afecta térmicamente el tejido vaginal sin dañarlo, estimulando el remodelado del colágeno y la síntesis de nuevas fibras colágenas en la mucosa vaginal, enriqueciendo el colágeno de la fascia endopélvica.


Son procedimientos sencillos, se realiza en consulta de forma ambulatoria,sin necesidad de quirófano y no tienen complicaciones. El láser no se puede realizar ante alteraciones de la citología o infecciones vaginales. La recuperación es muy rápida con ligeras molestias los primeros días en algunos casos que no precisa ninguna medida especial salvo alguna crema hidratante.

 

Recuperación postparto

 

 

El riesgo de incontinencia de orina se duplica después un embarazo y el de prolapso (caída de las paredes vaginales y órganos pélvicos) se cuadriplica. Después de cuatro embarazos las alteraciones del suelo pélvico se disparan; las posibilidades de  incontinencia se triplican y las de prolapso se multiplican por 10.


Es esencial la concienciación del suelo pélvico tras el parto. El láser de CO2 sirve para la reparación y prevención de los problemas del suelo pélvico que se presentan años más tarde.

Se realiza tras la cuarentena para mejorar y reparar el colágeno de la vagina que se ha dañado durante el parto.Habitualmente es necesaria una sesión de láser preventiva entre el 2-6 mes postparto.

 

Hiperlaxitud vaginal

 


El síndrome de relajación vaginal o de hiperlaxitud vaginal sintomática se caracteriza poruna pérdida de la elasticidad vaginal, con sensación de escaso cierre vaginal asociado o no a incontinencia de orina. Con frecuencia existe una ausencia de capacidad de fricción durante la relación sexual que disminuye la capacidad de sensación de placer.

La neocolagenogénesis vaginal láser utiliza el efecto térmico de la luz láser para estimular la producción de colágeno. Este colágeno expuesto a una apropiada temperatura conduce a la contracción de sus fibras y del tejido y así crear una disminución en el diámetro y longitud vaginal, produciendo un efecto tensor.

Normalmente se requieren unas 3 sesiones de láser de CO2 separadas unas 4-6 semanas.Posteriormente, se recomienda una sesión de mantenimiento en 12-18 meses.

 

Incontinencia de esfuerzo leve

 


Es un problema frecuente, incluso en mujeres jóvenes. Toser, reír, estornudar o hacer deporte son actividades que provocan pérdidas involuntarias de orina en mujeres que sufren incontinencia de orina de esfuerzo. El estreñimiento y actividades cada vez más extendidas como el running o el crossfit también lo favorecen.


En casos severos de incontinencia está indicada la cirugía. En los casos leves amoderados, está indicada la rehabilitación del suelo pélvico que mejora el tono muscular en reposo y la coordinación en la contracción muscular para estabilizar la uretra  ayuda a mantener la continencia durante los esfuerzos. Los ejercicios del suelo pélvico requieren constancia y con mucha frecuencia se abandonan. Es aquí donde tiene cabida el láser de CO2 ginecológico.


El calor del láser de CO2 promueve la formación de nuevo colágeno y su remodelación en la mucosa vaginal. El aumentar el grosor de la pared anterior de la vagina, permite reforzar la uretra y restablecer el control urinario normal.


Normalmente se requieren unas 3 sesiones de láser separadas unas 4-6 semanas. Posteriormente, se recomienda una sesión de mantenimiento en 12-18 meses.

 

Síndrome genitourinario de la menopausia

 


Se define como un grupo de signos y síntomas asociados con el descenso de
estrógenos y otros esteroides que provocan cambios en los labios mayores y menores de la vulva, clítoris, introito, vagina, uretra y vejiga. El síndrome genitourinario de la menopausia incluye la vulvovaginitis atrófica sintomática y los síntomas del tracto urinario inferior relacionados o causados por la disminución de estrógenos. Los síntomas vulvovaginales se caracterizan por sequedad de los labios y vaginal, disminución de la lubricación, molestias vaginales, quemazón, dolor y dispareunia (dolor en las relaciones sexuales).

Los síntomas típicos en la esfera urinaria son la frecuencia miccional, urgencia, nicturia (levantarse a orinar por la noche), hematuria (sangre en la orina), disuria (molestias al orinar) e infecciones de orina de repetición.

A su vez, la falta de estrógenos provoca un cambio de la flora vaginal con disminución de lactobacilos y un aumento del pH vaginal. Esto provoca una mayor propensión a las infecciones vaginales y a un aumento de ciertas bacterias como E. Coli, que van a favorecer las infecciones del tracto urinario.


El láser ginecológico de CO2 Gynelase activa los fibrocitos de la mucosa vaginal favoreciendo la biosíntesis de nuevo colágeno. Hay un aumento en la producción de ácido hialurónico y nuevas glucoproteínas que aumentan la retención de agua mejorando la estructura del colágeno.La mayor permeabilidad tisular favorece el riego sanguíneo, el grosor y la consistencia de la pared vaginal. Permite mejorar la salud genitourinaria sin necesidad de tratamiento hormonal.

 


El efecto bioestimulante del láser de CO2 mejora la calidad celular vaginal con el consiguienteaumento de glucógeno y la consiguiente producción de lactobacilos. Esto mejora, por tanto, la calidad de la microbiota y de la inmunidad local, pudiendo prevenir las infecciones vaginales y de orina de repetición tan molestas en algunas mujeres.


Normalmente se requieren unas 3 sesiones de láser de CO2 separadas unas 4-6 semanas.Posteriormente, se recomienda una sesión de mantenimiento en 12-18 meses.

 

¿Quieres saber más?
Pídenos información adicional.

Solicitar información