Cómo cuidar el suelo pélvico

Noticias

Consulta las últimas novedades

Cómo cuidar el suelo pélvico

Publicado el 21-06-2016

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos ubicados en la parte inferior del abdomen. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga, útero y recto).

Cuando el suelo pélvico está debilitado, se altera su función, y puede provocar problemas como:

- Incontinencia urinaria (pérdida involuntaria de orina)

- Prolapsos (descensos de órganos)

- Disfunciones sexuales

- Incontinencia anal (escapes de gases y heces)

Esto puede afectar negativamente a  la calidad de vida de la mujer que lo sufre.

Aunque las etapas de embarazo, parto y menopausia son cruciales, existen otros factores que pueden influir negativamente sobre el suelo pélvico como, obesidad, tabaquismo, estreñimiento crónico o determinadas prácticas deportivas o laborales de impacto.

Si ya presenta problemas, debe consultar con el especialista, que valore la gravedad del problema y dar respuesta a su problema en cada caso personalizado.

Lo importante es la prevención, por ello dejo estos consejos básicos para cuidar nuestro suelo pélvico:

Evitar el sobrepeso

Cualquier incremento de peso se puede convertir en un incremento de la presión intraabdominal, por tanto afectando al suelo pélvico.

No fumar

Ya que las personas fumadores son más propensas a padecer tos de forma crónica,  perjudicando esto, al suelo pélvico.  

- Evitar el estreñimiento.

Llevar una dieta equilibrada, que sea rica en fibra, e ingesta adecuada de líquidos.

Evitar retener la vejiga llena durante mucho tiempo. No dejar “para después” las ganas de ir al baño.

Cuando se va al baño, no empujar.

Dejar que la vejiga y el recto se vacíen solos,  forzar  con los músculos abdominales puede ser negativo para el suelo pélvico. Importante también mantener buena postura con espalda recta, mientras se está sentado en WC.

- Realizar ejercicios de la musculatura del suelo pélvico.

Los conocidos ejercicios de Kegel, para reeducar dicha musculatura, siendo lo adecuado la ejecución de 8 repeticiones, 3 veces al día. Es importante tomar conciencia del suelo pélvico, para poder ejercitarlo, y aprender a contraer y relajar esta musculatura (cuando contraigo el suelo pélvico, imagino que quiero cortar el chorro de orina, imagino cerrar esfínteres).

- Realizar ejercicios abdominales profundos (el transverso del abdomen).

La gimnasia abdominal hipopresiva, que cuida nuestra espalda y suelo pélvico.

 

Etiquetas