Los estudios deportivos, aliados de la salud.

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Print
Lunes 03 Julio 2017

Hospiten Estepona aconseja a los deportistas realizarse estos estudios para conocer su estado físico en profundidad y mejorar sus marcas de una manera sana y adaptada a sus condiciones.

Los estudios deportivos constituyen una herramienta fundamental para responder a las principales dudas que se plantean los deportistas a la hora de mejorar tanto su condición física como sus marcas. Al mismo tiempo, ofrecen una visión general y detallada del estado de salud del atleta para que pueda adaptar su alimentación y rutinas de entrenamiento y lograr, así, un rendimiento al más alto nivel.

Según explica Dr. Antonio Ramírez, Jefe del Servicio de Cardiología de Hospiten Estepona, a través de estos estudios se persiguen varios objetivos: primero mejorar el rendimiento e incrementar el umbral anaeróbico de forma sana y segura; segundo, medir la condición física del individuo a través de evidencias médicas como el cálculo del consumo de  oxígeno máximo, y por último, basándose en estos estudios el deportista puede desarrollar una planificación de entrenamiento que se adapte a sus condiciones para mejorar sus marcas, a la vez que refuerza su autoestima y su satisfacción como atleta.

El Estudio Deportivo tiene como punto de partida el análisis cardiológico del atleta. Por ello, los Estudios Deportivos de Hospiten nacieron vinculados al Servicio de Cardiología de Hospiten Estepona y está avalada por el doctor Pedro Brugada, distinguido con la Medalla de Oro de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y uno de los descubridores del llamado Síndrome de Brugada.

Un examen completo

Para realizar un Estudio Deportivo lo más ajustado a la realidad del atleta es necesario llevar a cabo la prueba en el medio en el que el deportista se sienta más cómodo, para que sus funciones vitales y sus marcas sean lo más reales posible. En este sentido, Hospiten Estepona ofrece la posibilidad de realizar las pruebas con la propia bicicleta del deportista, ya que se ha comprobado que es la mejor manera de obtener mediciones más exactas.

El reconocimiento médico que se hace en el Estudio Deportivo es completo y detallado y se compone de una serie de pruebas físicas y médicas como una espirometría, que mide la capacidad pulmonar; un estudio cardiovascular para valorar el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular en reposo y cómo se adapta ante un esfuerzo máximo; un electrocardiograma de reposo que muestra el correcto funcionamiento eléctrico del corazón; y un ecocardiograma para analizar cómo funciona el corazón y su tamaño, así como el diámetro de las paredes y las válvulas.

También incluye una prueba de esfuerzo con análisis de gases espirados que mide la adaptación cardiovascular a un esfuerzo máximo predeterminado, lo que ayuda a medir el rendimiento deportivo y contribuye a descartar patologías cardíacas.

Además, el Estudio Deportivo comprende también pruebas genéticas que evalúan la predisposición individual hereditaria y una monitorización prolongada electrocardiográfica mediante el sistema NUUBO, que graba el registro y lo remite a la Unidad de Electrofisiología, donde se analizan decenas de parámetros con el objetivo de descartar la existencia de arritmias cardiacas relacionadas con la probabilidad de sufrir una muerte súbita o eventos cardiacos.

Con los resultados de todas estas pruebas se obtiene la mejor definición real del estado de salud del deportista, lo que le ayudará a conocer cómo reacciona su cuerpo ante un esfuerzo deportivo y a adaptar sus hábitos de vida y sus rutinas de entrenamiento para alcanzar las mejores marcas.

 

 

 

 

 

 

Contenido relacionado