News

Check the latest news

Cómo mejorar los trastornos del sueño en los niños durante el confinamiento

Posted on 13-05-2020

Pediatra de Hospiten Estepona asegura que los menores pueden sufrir en estos días cuadros de ansiedad y depresión.

Recomienda crear rutinas de comidas, de juegos y descanso y tal vez sea necesario relajar ciertos límites.

 Una de las primeras medidas para el control de la epidemia fue suspender las clases y confinar a los niños en casa. Son los más pequeños los que llevan más tiempo confinados y los que pueden estar sufriendo las consecuencias psicológicas más importantes, tal y como nos explica la doctora Gloria Colli: “El papel de padres y madres es fundamental para ayudar a los pequeños a sobrellevar esta situación tan anómala para que no repercuta en su salud mental”.

Los primeros días para los niños fueron una novedad, sin embargo, después de casi dos meses, empiezan a notar la falta de contacto con los compañeros y los maestros: “el aburrimiento y la falta de actividad física, la exposición constante a noticias sobre el coronavirus, puede afectar a los pequeños, aunque parezca que no están pendientes” asegura Colli. Y lo más probable es que los niños empiecen a manifestar problemas de sueño, irritabilidad, actitudes desafiantes, somatizaciones, miedos, e incluso crisis de ansiedad o de pánico.

La pediatra de Hospiten propone que los adultos apoyen y demuestren compresión ante algunos estados de irritación de los menores: “debemos actuar con paciencia y es necesario hablar con los niños, saber qué les preocupa y no minimizar sus problemas, necesitan sentir que cuentan con nuestra compresión en estos momentos”.

La pediatra Colli recomienda algunas pautas para evitar estos trastornos del sueño que se desglosa en varias recomendaciones:

  • Mantener el orden y las rutinas es importante para la estabilidad emocional de los pequeños
  • Es probable que haya que relajar ciertos límites, como aumentar el tiempo permitido de pantallas o dejarlos que se acuesten un poco más tarde
  • Es importante mantener unas rutinas sobre todo para las comidas, el juego sin pantallas, la actividad física y el sueño
  • Involucrarlos en los planes y las actividades es una buena forma de conseguir que se adapten a las nuevas normas y las disfruten.