Blog

Herpes Zoster, el virus latente de la varicela

Publicado el 11-11-2020

Suele  comenzar con un dolor en la zona, incluso un mes antes de que salga, y posteriormente  aparecen  las vesículas. Puede ir acompañado de picor, hormigueos en la zona, dolor, ardor incluso fiebre y mal cuerpo.

Si se trata en las primeras 48h mejora mucho el pronóstico, así lo asegura  la dermatóloga de Hospiten Estepona, la Dra. Ana Márquez quien asegura que  “durante estos meses que comienza el frío aumentan el número de caso”.

El Herpes Zoster  lo provoca el virus varicela zoster que es el que está involucrado en la varicela. “Es contagioso para niños que no hayan pasado la varicela y embarazadas.  Cuando pasamos la varicela se queda acantonado en los nervios y migran por su trayecto cuando van a producir el herpes zoster” continua la dermatóloga quien comenta que las lesiones vesiculosas siguen el trayecto del nervio es decir la metámera  (dando una imagen lineal).

¿Por qué aparece? Suele aparecer con la inmunodepresión que provoca el sol en la piel, estrés, la  bajada de defensas como en pacientes oncológicos...  Se trata con antivirales oral como aciclovir, famciclovir o valaciclovir oral.

En ocasiones,  el dolor es muy intenso y no se controlan con  analgésicos y antiinflamatorios, por lo que hay que recurrir a  medicaciones más fuertes como opiáceas o neurolépticos. El dolor suele preceder a las lesiones cutáneas y puede despistar ya que hasta que no  aparecen las lesiones cutáneas no se puede dar un diagnóstico certero.

“Tras el herpes a veces queda un dolor residual que se llama neuralgia postherpética y puede durar más de 1 mes” explica la dermatóloga  y es recomendable durante este periodo tomar  complejos vitamínicos con vitamina  B 12 para ayudar a regenerar el nervio.

En ocasiones el Herpes Zoster puede afectar al nervio trigémino y manifestarse en vesículas en la mitad de la frente mejilla, nariz, parpados y cuero cabelludo. En ese caso hay que vigilar el ojo porque puede producir afectación en la córnea.  Si afecta al pabellón auricular puede provocar parálisis facial. En estos casos es importante acudir  a tu especialista y obtener un diagnostico en consulta.